viernes, 17 de julio de 2015

A propósito de la Declaración de la Cumbre del Euro sobre Grecia


Primeras impresiones


Yanis Varufakis
yanisvaroufakis.eu
Rebelión

Traducción del inglés para Rebelión por Sara Plaza.


En las próximas horas y días me sentaré en el Parlamento para evaluar la legislación que forma parte del reciente acuerdo de la Cumbre del Euro sobre Grecia. Asimismo estoy deseando escuchar en persona a mis compañeros, Alexis Tsipras y Euclides Tsakalotos, quienes han pasado por mucho en estos últimos días. Hasta entonces me reservaré mi opinión respecto de la legislación que nos ocupa. Mientras tanto, aquí están las primeras impresiones impresionistas suscitadas por la Declaración de la Cumbre del Euro.
· Un nuevo Tratado de Versalles recorre Europa – Utilicé esa expresión en la primavera de 2010 para describir el primer "rescate" griego que estaba preparándose en aquel momento. Si entonces esa alegoría resultaba pertinente, ahora lo es, desgraciadamente, mucho más.

· Nunca antes la Unión Europea tomó una decisión que socava los fundamentos mismos del proyecto de integración europea. Los líderes europeos, al tratar a Alexis Tsipras y a nuestro Gobierno como lo han hecho, han asestado un golpe decisivo al proyecto europeo.

· El proyecto de integración europea, en efecto, ha sido herido de muerte en estos últimos días. Y como dice con razón Paul Krugman, independientemente de lo que uno piense de Syriza o de Grecia, no han sido los griegos ni Syriza quienes han acabado con el sueño de una Europa democrática y unida.

· Ya en 1971 Nick Kaldor, el destacado economista de Cambridge, había advertido de que forjar una unión monetaria antes de que fuera posible una unión política conduciría no solo a una unión monetaria fallida, sino también a la deconstrucción del proyecto político europeo. Más adelante, en 1999, el sociólogo germano-británico Ralf Dahrendorf también advirtió de que la unión económica y monetaria dividiría a Europa en vez de unirla. Todos estos años albergué la esperanza de que estuvieran equivocados. Hoy los poderes existentes en Bruselas, en Berlín y en Frankfurt se han confabulado para demostrar que llevaban razón.

· La Declaración de la Cumbre del Euro de ayer por la mañana [13-07-2015] parece un documento sobre los términos de la capitulación de Grecia. Pretende ser una declaración que confirme que Grecia consiente en convertirse en un vasallo del Eurogrupo.

· La Declaración de la Cumbre del Euro de ayer por la mañana no tiene nada que ver con la economía ni con ninguna preocupación por el tipo de agenda de reformas capaz de sacar a Grecia del agujero. Es simple y llanamente una manifestación de la política de humillación en marcha. Aunque uno odie a nuestro Gobierno, debe ver que la lista de exigencias del Eurogrupo se aleja por completo de la decencia y la razón.

· La Declaración de la Cumbre del Euro de ayer por la mañana marcó la anulación absoluta de la soberanía nacional, sin poner en su lugar un cuerpo político supranacional, paneuropeo y soberano. Los europeos, incluso aquellos a los que les importa un bledo Grecia, deberían tener cuidado.

· Los medios están gastando mucha energía en dilucidar si el Parlamento griego aprobará o no los términos de la capitulación, y en particular si el primer ministro, como yo mismo, acatará la disciplina y votará a favor de la legislación pertinente. Yo no creo que esas sean las preguntas más interesantes. La cuestión crucial es: ¿Tiene la economía griega alguna posibilidad de recuperarse en estas condiciones? Esa es la cuestión que me preocupará durante las sesiones parlamentarias de las próximas horas y días. La mayor preocupación es que incluso una rendición total por nuestra parte supondría una profundización de la interminable crisis.

· La reciente Cumbre del Euro es nada menos que la culminación de un golpe de Estado. En 1967 las potencias extranjeras utilizaron los tanques para acabar con la democracia griega. En mi entrevista con Philip Adams, en el programa LNL de la ABC Radio National, afirmé que en 2015 las potencias extranjeras llevaron a cabo otro golpe de Estado utilizando, en vez de tanques, los bancos griegos. Quizá la diferencia económica principal es que, mientras que en 1967 los bienes públicos griegos no fueron atacados, en 2015 los poderes detrás del golpe exigieron la entrega de todos los activos estatales para ponerlos al servicio de nuestra impagable e insostenible deuda.

Fuente: http://yanisvaroufakis.eu/2015/07/14/on-the-euro-summits-statement-on-greece-first-thoughts/#more-9121

http://rebelion.org/noticia.php?id=201196

2 comentarios:

  1. Al menos es consecuente. Muy interesante. Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Parece que asistimos a un momento crucial de la historia moderna. ¿cuántos padecimientos esperarán aún a los pueblos en su largo camino a la emancipación?
    Gracias amiga.

    ResponderEliminar